Colesterol: efecto secundario navideño

Las navidades se acaban y dejan consecuencias. Tu cartera está convaleciente, tu cuñado no se habla contigo y te han salido michelines hasta en los dedos de los pies. Y eso no es lo peor, con tanta comilona se te han quedado las arterias rebozadas en colesterol. Y aunque sé que tú prefieres criticar a tu cuñado, hoy vamos a tratar sobre el colesterol.

¿Acualo?

El colesterol es una sustancia grasa, necesaria para el organismo, que se produce en el hígado y que se obtiene también a través de la dieta.

Aceite y agua

Como el colesterol es una grasa, y la sangre está formada principalmente por agua, y el aceite y el agua no se mezclan, para transportar el colesterol en la sangre el organismo utiliza dos tipos de furgones:

  • El primero lleva el colesterol desde el hígado, donde se produce, hasta los tejidos como las arterias. Este furgón lleva pintadas las letras LDL. ¿Te suena de algo?

  • El segundo se encarga de hacer la ruta en sentido inverso, desde los tejidos hasta el hígado, y este furgón es de la empresa HDL.

Si te han sonado estas siglas es porque las habrás visto en alguna analítica que te haya hecho el médico. Él suele llamar al LDL “colesterol malo”, y al HDL “colesterol bueno” por eso de que el LDL lleva el colesterol a las arterias y el HDL se encarga de limpiarlo y devolverlo al hígado.

Hablemos de números

En general, tus valores de LDL no deberían ser mayores a 190 mg/dL, los de HDL deberían estar entre 40 y los 60 mg/dL y los de colesterol total no deberían ser mayores de 200 mg/dL. En todo caso, estos valores pueden ser diferentes en función de la situación de la persona.

¿Pero qué problema hay?

Si a ti lo que te gusta es el chorizo, la panceta y los “curasanes” de le los buenos, esos que huelen a mantequilla, deberías tener cuidado. El problema de tener el colesterol alto es que éste puede llevar a acumularse en las arterias, en una especie de pegote asqueroso que puede ir endureciéndose con el tiempo y estrechando la arteria. Al principio puede parecer que no es importante, pero se puede liar la de Dios.

La de Dios

Esta placa puede romperse o fisurarse por algún motivo, lo que va a producir que un montón de plaquetas vayan a intentar taponar la brecha. Si luego este tapón no se deshace, puede formarse un coágulo que la puede liar de muchas formas: puede obstruir más la arteria, puede romperse y e ir a parar a otro lugar del cuerpo obstruyendo otra arteria importante como las del cerebro o las de los pulmones. ¿Las consecuencias? Pues desde una angina de pecho hasta un infarto cerebral pasando por un abanico de posibilidades no mucho mejores. Además, otros factores de riesgo como la hipertensión o la diabetes son décimos para el Gordo.  

Los consejitos de siempre…

...para intentar mantener unos niveles de colesterol bajos y en general, para llevar un estilo de vida saludables son los siguientes:

  • Mantener un peso adecuado, hacer ejercicio físico y evitar el consumo de alcohol y de tabaco.

  • En cuanto a la alimentación, nada de panceta, bacon, Bollycaos, paté, quesos curados, huevos o leche entera. Debes intentar quitar toda la grasa visible de la carne y optar con carnes magras, y aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal, que no contienen colesterol. Por otro lado, los alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados como los frutos secos o los pescados azules ayudan a reducir el colesterol. Pero no te pases y no te comas 1kg de almendras que te conozco.

Conclusiones

El colesterol es muy malo. Se acumula, se pega en las arterias y las va obstruyendo hasta que la sangre no puede circular por ellas. Esta obstrucción puede tener consecuencias graves como un infarto de miocardio, o un infarto cerebral. Aunque hay una parte del colesterol, que es beneficiosa (HDL), los niveles de colesterol deberían mantenerse por debajo de 200 mg/dL con la ayuda de un estilo de vida saludable y una dieta pobre en grasas saturadas.

Bibliografía:

 

Los comentarios están cerrados.