Por los pelos…

Cuando mi amiga Pili fue el otro día a la peluquería a por un peinado a lo Kim Kardashian, salió llorando. No era por el corte de pelo, que le había quedado divino. Resulta que Pili había descubierto un matojo de pelo nada normal en el cepillo de la peluquera y pensó que se estaba quedando calva. Pili es una exagerada, pero cuando acudió a mí a por algo de consuelo, yo no tenía argumentos para tranquilizarla. Así que con el objetivo de serenar a todas las Pilis del mundo que temen acabar como Kiko Matamoros cuando llega el otoño, he aquí unas palabras de aliento.

El yeti en el sumidero

Está empezando el otoño y de repente has notado la presencia de una extraña criatura, más abominable que el yeti. Es esa bola de pelo que dejas en la ducha cada vez que entras y de la que tu marido se queja tanto. De los pelos que se deja él en el lavabo cuando se afeita hablaremos en otro post. Tranquila, no te vas a quedar como el de Don Limpio. La causa de que parezca que te pelees con la almohada todas las noches es una renovación cíclica y progresiva del cabello, también llamado efluvio telógeno, que puede intensificarse más durante los meses de otoño.

El ciclo de la vida

El pelo nace, crece y muere. Así es el continuo fluir de la vida. Y parece ser que al pelo le gusta más morir en primavera. ¿Y por qué se nos cae en otoño? El pelo suele tardar unos 3 meses en caer desde que muere. Después llega el verano, que tiene cosas buenas y cosas malas. Las cosas buenas: que tu pelo gana densidad para proteger a tu cabeza del sol, que te has puesto morenaza y que te has ligado a un churri. Las cosas malas; que tu cabello está más expuesto al deterioro por la exposición al sol, la sal y el cloro, que has cogido 5 kilos y que te sudan hasta las pestañas. Y cuando el verano acaba, vuelve la rutina y el estrés, y tu pelo pierde densidad. Además, la pérdida de horas de sol puede dar lugar a cambios hormonales que pueden afectar a la caída del cabello.

Otras causas (en absoluto probadas) de la caída del cabello

  • Ser Piscis. La Paqui, la Pili y la Conchi son Piscis y a las tres se les cae el pelo.

  • Lavarte el pelo muy a menudo. Llevar el pelo “guarrete” es de lo mejor que hay para tratarlo.

  • Usar lacas, geles y otros productos que dejan tu pelo como el de Elvis. El tupé vuelve a estar de moda.

  • Llevar una gorra del Real Madrid. Sólo las del Elche C.F. te harán tener una cabellera como la de Donald Trump.

El tío Dionisio

Lo que le pasa al tío Dionisio es diferente. Sus entradas son debidas a una alopecia androgénetica, heredada del abuelo. En este tipo de alopecia, la más común, las hormonas masculinas van debilitando al folículo piloso hasta que lo atrofian. Existen otros tipos de alopecia que tienen otras causas: infecciones, procesos autoinmunes, enfermedades, tratamientos, etc.

Los únicos tratamientos para la alopecia con evidencia científica de que funcionan son el minoxidil y finasterida. Para los más valientes, se pueden llevar a cabo trasplantes de cabello, y para los más vanidosos, el clásico peluquín ha enamorado a más de una.

Todas las letras del abecedario

Vitaminas del grupo B, H, E, zinc y otros componentes son sólo útiles en el caso de que la caída del pelo se deba a un déficit de estas vitaminas y oligoelementos.

Si para febrero tu almohada sigue pareciendo una mascota, entonces deberías consultar a tu médico para averiguar el motivo de la caída.

Conclusión

Según advierte el CSI: “Los peores meses para cometer un asesinato son los de otoño. Se hallan más fibras de cabello durante esta época que en el resto del año. Si quieres acabar con tu cuñado, espérate a marzo”. Y si necesitas cometer el asesinato en otoño, consúltanos, te podemos ayudar a que dejes menos pruebas en la escena del crimen.

Bibliografía

Los comentarios están cerrados.