Nuestras aliadas durante la menstruación

En el post de hoy os presentamos a la copa menstrual, para algunos aún desconocida. En cuanto sepas un poco más de ella y despejemos alguna de las dudas que suelen surgir, seguro que te animas a probarla.

Es un recipiente en forma de copa que durante la menstruación se introduce en la vagina y recoge el flujo menstrual, generalmente hecho de silicona médica.

Los principios de las copas menstruales.

Hoy en día casi todo el mundo ha escuchado hablar de ella, incluso parece un invento moderno. Pero esto no es la realidad, se patentó en los años 30, aunque eran muy distintas a lo que hoy día conocemos. También en esa época se comercializaron los tampones. Junto a la segunda guerra mundial, la escasez de caucho y los tabúes la copa menstrual cada vez fue menos usada.

En los años 80 resurgieron esta vez fabricadas con látex. Finalmente, en los 2000, aparecieron las primeras de silicona médica (inocua, por lo que no produce alergias) que fueron ganando adeptas.

Actualmente, gracias al avance de la sociedad, el empoderamiento femenino en conjunto con la lucha contra el cambio climático, la copa es un aliado más en nuestro día a día.

¿Por qué usar una copa menstrual?

Son cómodas, higiénicas y seguras.
Además del ahorro que supone tanto para el planeta como para tu bolsillo frente a compresas y tampones. De media, una mujer usa 11.000 tampones y compresas durante su vida mientras que la copa generalmente puede durar hasta 10 años.

También proporciona beneficios en cuanto a la mejora del riesgo de:
Candidiasis y cistitis recurrentes.
Vaginosis bacteriana (infección por bacterias).
Sequedad.
Dermatitis vulvar irritativa o alérgica.

Todas estas mejoras se deben a que no interfiere ni en la flora vaginal ni en el pH, la silicona médica es inerte y no permite que proliferen gérmenes. Además, no seca las paredes vaginales ni deja restos de fibras.

Dependiendo del flujo, podemos usarla durante al menos 12 horas seguidas, al principio es recomendable vaciarla con frecuencia hasta conocer la cantidad de flujo menstrual y adaptar las horas a tu caso personal.

Colocación de la copa menstrual

Se adapta a tus paredes vaginales por lo que ni la notarás, al principio es posible que haya fugas hasta encontrar la manera correcta de colocarla. Por ello os traemos algunos trucos, así seguro que lo consigues. Incluso algunas incluyen aplicador si este es un paso con el que no tienes mucha maña, puede servirte de ayuda.

¿Qué copa menstrual será mejor para mi?

Lo primero será asegurarnos de que está fabricada con silicona de grado médico sin ftalatos, lo que nos proporciona protección ante alergias y reacciones adversas a químicos y fibras de tampones y compresas. El resto dependerá de tu anatomía y tus preferencias personales.

Con respecto a la talla: va a depender de la estatura, edad y si has sido madre por parto vaginal. Nosotras te asesoraremos encantadas.

¿Cómo la coloco?

Lo más importante es la buena higiene, tanto de manos como de la copa. Algunas se hierven aproximadamente 3 minutos antes del primer uso y entre ciclos también se puede, es recomendable si recientemente has tenido alguna infección vaginal.
Generalmente entre ciclos o en los días de la menstruación se lava con un gel íntimo o gel neutro. Ahora pasemos a la colocación y algunos trucos:

  1. En posición cómoda, con las piernas abiertas. Separa los labios vaginales e introduce la copa con suavidad manteniéndola plegada (haciendo un canutillo o plegando una de sus paredes – método A y B) hasta deslizarla por completo en el interior, en el cual se abrirá.
  2. Es importante que nos aseguremos que haga vacío para evitar fugas. Al principio es normal que pueda resultar más difícil ¡Nos suele pasar a todas!, pero la práctica hace al maestro.
    Para asegurarnos:
    Introducir un dedo y tocar los bordes asegurando que está completamente abierta.
    Tirar ligeramente del tallo para comprobar que no se mueve.

TRUCOS:
Usar hidratante a base de agua para que deslice más fácilmente.
Para asegurarnos que no quedan pliegues, puedes hacer un medio giro.
Si no ha hecho el vacío podemos a través del tallo moverla de un lado a otro.
Si te apetece, puedes marcarte un baile, con el movimiento conseguirás que se coloque y ya de paso escuchas esa canción que tanto te gusta.

Al finalizar tu periodo, limpia tu copa antes de guardarla en su bolsita y despídete de ella por unas semanas.

¿Cómo la extraigo?

Lo más importante es encontrarte relajada. Si no llegas bien a ella, aprieta los músculos vaginales o colócate en cuclillas y verás como ubicas el tallo (¡No tires de él). Entonces la puedes coger fácilmente de los laterales, apretarla y deshacer el vacío para sacarla deslizando.
Si no la encuentras por los nervios, no te preocupes, espera un rato y vuelve a intentarlo, la vagina no es infinita, por lo que no puede estar muy lejos.

Algunas preguntas frecuentes:

¿Se puede perder dentro de mi vagina?
No, por supuesto. Aunque la mayor parte de la población piense que

¿Puedo usarla si tengo cérvix bajo?
Sí, pero antes consulta con un especialista para indicarte la mejor talla.

¿Cómo hiervo la copa? ¿Durante cuanto tiempo?
La puedes hervir en un cazo con agua o en el microondas si tienes un esterilizador de copa. Tres minutos son suficientes para eliminar bacterias, pero siempre consulta lo que recomienda el fabricante.

¿Para qué sirve el tallo/hilo de mi copa? ¿Puedo cortarlo?
Este nunca se debe emplear para sacarla tirando de él. Es una guía para ubicar la base.
Sí, puedes cortarlo, teniendo en cuenta de no cortar la base de la copa.

¿Puedo usarla con el DIU o anillo vaginal?
DIU: Sí, llevando cuidado de succionar o estirar los cordones del DIU. Recomendamos que lo consultes con tu ginecólogo.

Anillo: Sí, asegurando que queda por encima de la copa y no dentro o al lado, ya que esto puede interferir en la eficacia tanto del anillo como produciendo pérdidas por quedarse la copa plegada.

¿Cómo la vacío fuera de casa?
Cuando te encuentres en el baño, asegúrate de tener las manos limpias y podrás sacarla y vaciar el contenido en el wc. Si te da vergüenza limpiarla en los lavabos, puedes pasarle un trocito de papel. En algunos casos hay copas de recambio, por lo que no deberás preocuparte.

¿Puedo hacer deporte con la copa menstrual?
¡Por supuesto!, puedes practicar cualquier deporte sin preocupaciones.

Si aún no estás convencida o te queda alguna duda, pregúntanos y te aconsejaremos sobre la mejor opción para ti. ¡Querrás haberla probado antes!

Información general:

La copa no es un anticonceptivo por lo que no se debe emplear durante el coito. Se puede emplear en las relaciones sexuales sin penetración.

No debemos usar vaselina ni lubricantes de silicona o aceites ya que pueden dañarla.

Se puede usar desde la primera menstruación o en mujeres vírgenes.

Bibliografía:

@Cristinacantopsicología

https://www.ammolondon.com/wp-content/uploads/2020/01/copa-instrucciones-2020.pdf

Los comentarios están cerrados.