Hago RUM y no soy un camión

Probablemente, aunque lo hayáis oído mucho por las carreteras de este país, no sabréis que significan estas siglas. RUM viene de Revisión del Uso de Medicamentos.

En el ámbito de la farmacia se escuchan muchas anécdotas, como el paciente al que el médico le prescribe un analgésico en supositorios para un dolor de oídos, y vuelve diciendo que no le ha aliviado nada y ha perdido audición al ponerse el medicamento en el oído. O el que comenta que los comprimidos le sientan fatal al estomago y que le sale espuma por la boca al tragárselos, y al indagar resulta que le prescribieron comprimidos efervescentes.

Estos casos son los más llamativos y esperpénticos, pero con mucha frecuencia, el médico hace un diagnóstico correcto, prescribe el medicamento más adecuado y eficaz para tratar esa patología, y por no utilizarlo de la mejor manera (con o sin alimentos, junto a otro medicamento, etc.) o incluso no utilizarlo por desconfianza, acaba no siendo efectivo. En muchas ocasiones, la culpa la tenemos los farmacéuticos, por suponer que el paciente conoce como ha de emplearlo, por considerar que el médico sabe todos los medicamentos que está utilizando el paciente, por pensar que el paciente ya conoce dicho medicamento, o incluso por pensar que el paciente va a confiar más en los sanitarios que en su vecina y por ello va tomarlo aunque tenga dudas.

Distintos estudios sugieren que un elevado porcentaje de pacientes no conocen aspectos básicos de su medicación. Este hecho conlleva, que en ocasiones, debido a un uso incorrecto, la medicación no es lo efectiva y segura que sería deseable. Más de la mitad de los pacientes con enfermedades crónicas no cumplen adecuadamente con el tratamiento prescrito. Un tercio de las visitas a los servicios de urgencias son consecuencias de un resultado no deseado del medicamento, de los cuales más del 70% son evitables.

Por ello, en Inglaterra surgió hace unos años un servicio farmacéutico llamado MUR (“Medication Use Review” por aquello de que los ingleses siempre van al revés), que en español viene a ser la RUM.

El servicio RUM pretende detectar y solucionar una realidad: muchos pacientes no toman la medicación de forma correcta, lo cual conlleva una serie de repercusiones, principalmente en su salud.

¿En qué consiste este servicio? Se trata en una entrevista con el farmacéutico en la que se revisan los conocimientos y usos que hace el paciente de cada uno de sus medicamentos. Así, el farmacéutico obtiene una información valiosa para informar e instruir al paciente con el fin de conseguir que sus medicamentos sean lo más seguros y efectivos. Es una manera de sacarle el máximo beneficio a la medicación.

Recientemente se ha realizado en España una investigación sobre este servicio, que ha sido denominada proyecto REVISA. Al realizar una revisión del uso de los medicamentos a cerca de 500 pacientes, se detectaron casi 300 incidencias. Éstas fueron principalmente debidas a interacciones, dificultades de uso de la medicación y toma de medicamentos duplicados. Este estudio, concluye la necesaria implantación de este servicio, para mejorar no solo la adherencia a los tratamientos si no también la efectividad de los mismos, y por lo tanto el control de las enfermedades.

 

En nuestra farmacia, queremos que los medicamentos que utilizas funcionen lo mejor posible, por eso queremos ayudarte con el servicio RUM. Tenemos farmacéuticos con capacitación profesional, para prestar este servicio.

Conclusión

Sácale todo el jugo a tus medicamentos.

Los comentarios están cerrados.