Carne procesada y cáncer: ¿hay para asustarse?

Con menuda noticia nos desayunamos anteayer. Menos mal que en España no solemos desayunar beicon y salchichas, de lo contrario más de uno se habría ido con hambre a trabajar.

Resulta que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha publicado que existen pruebas solidas de la relación entre el consumo de carnes procesadas y el desarrollo de cáncer de colon, y que también hay pruebas que podrían relacionarlo con el consumo de carnes rojas, aunque son menos evidentes en este caso. Como consecuencia, han saltado a los medios noticias de todo tipo, que pueden acabar confundiendo más que arrojando luz sobre el tema.

Que no cunda el pánico.

Voy a intentar explicar de una manera sencilla lo publicado por la IARC.

Vamos por partes:

  • En primer lugar ¿qué es una carne procesada?: carne transformada por salado, ahumado, fermentación, curado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. Para entendernos: salchichas, embutidos, beicon, jamón, cecina…
  • Se conocía ya de la relación entre cáncer y consumo de carnes procesadas, lo que ha hecho el IARC es decir que actualmente existen suficientes pruebas científicas (lo que en CSI llaman evidencias por una mala traducción del inglés), para afirmar que el consumo de carnes procesadas está relacionado con el desarrollo de cáncer de colon.
  • El riesgo de padecer cáncer de colon por el consumo de carnes procesadas es bajo. Sin embargo, el hecho de que muchísima gente consuma este tipo de carne hace que se trate de un problema de salud pública. Por entendernos: es muy difícil que te toque la lotería, pero el hecho de que mucha gente compre lotería hace muy probable que le toque a alguien.
  • Concretamente estiman que cada 50g de carne procesada consumida al día (prácticamente 1/4 del fuet que todos os imagináis, 1/3 de un paquete de beicon o las rodajas de chorizo de un par de bocadillos), incrementa en un 18% el riesgo de padecer cáncer de colon. ¿Quiere esto decir que si comemos al día 50g de carne procesada tenemos un riesgo del 18% de padecer cáncer de colon? NO. Lo que quiere decir es que por cada 100 personas que no consumen carnes procesadas y desarrollan cáncer de colon hay 118 que lo desarrollan y sí comen carnes procesadas habitualmente en cantidades de 50g al día.
  • Han puesto la carne procesada en el grupo 1 de evidencia junto al tabaco ¿quiere esto decir que la carne procesada es tan cancerígena como el tabaco? NO. Quiere decir que hay pruebas concluyentes de que es carcinogénica, al igual que las hay para el tabaco. Pero en ningún caso es igual el riesgo. Por hacernos una idea: las muertes atribuibles al tabaco se estiman en un millón al año y las que se estiman para la carne procesada son 34.000muertes al año.

Conclusión: “Nada es veneno, todo es veneno; todo depende de la dosis”. Y para quien no crea esta afirmación de Paracelso (1493-1541), puede vivir en sus propias carnes (no procesadas) como el pastel de manzana es venenoso, probando a comer un camión al día. Si el pescado tiene mercurio, las salchichas producen cáncer de colon, las verduras tienen restos de pesticidas, la mantequilla sube el colesterol, los alimentos salados la tensión arterial…, probemos a comer de todo sin sobrepasar la dosis tóxica. Vamos lo que se viene siendo una dieta variada y equilibrada, y si además lo hacemos con los alimentos típicos de nuestra zona tenemos una dieta mediterránea de esas que dan lecciones a las demás.

Los comentarios están cerrados.