5 claves sobre la astenia

Cuando empecé a escribir sobre este post, pensaba que sería fácil encontrar cualquier fuente de información científica y fidedigna sobre el tema. Después de todo, la astenia primaveral es algo que experimentará casi todo el mundo a lo largo de su vida. Resulta que el ¡HOLA!, la revista Cosmopolitan y forocoches.com ofrecen 1539 superrecomendaciones y superalimentos para evitarla, pero ni la OMS, ni sociedades científicas o médicas dicen algo al respecto. ¿Acaso no existe la astenia primaveral? Ojo, que a mí me encanta el ¡HOLA!, pero me ha hecho dudar.  Y en mi búsqueda de la verdad, esto es lo que he encontrado.

Nada más que la verdad

La astenia primaveral no existe. Al menos no como una enfermedad. Sería más correcto definirla como un trastorno temporal que no debería durar más de dos semanas.

Si nunca has oído hablar de ella, la astenia es una sensación de debilidad y falta de vitalidad generalizada, tanto física como intelectual, que reduce la capacidad para realizar las actividades normales del día a día, incluso las más sencillas, y es algo que se experimenta de manera constante y que no mejora con el descanso.

Por poner algún ejemplo, si ayer corriste 24 kilómetros y hoy no tienes ganas de hacer nada, eso no es astenia. Y si te acabas de comer dos raciones de cocido y has repetido postre tres veces y sientes un cansancio inusual, eso tampoco es astenia, eso es una digestión de 5 horas como mínimo.

La primavera, la sangre altera

Aunque la astenia puede ocurrir en cualquier época del año, suele ser más frecuente cuando comienza la primavera.

Podría parecer contradictorio, ya que el aumento de la luz natural desencadena procesos en el organismo que llevan a un aumento de serotonina, la hormona de la felicidad, pero es que además en primavera aparecen otros factores que parecen estar implicados en la aparición de la astenia:

  • El primero, los cambios climatológicos. Vale que no sufrimos los -30 grados siberianos en invierno, pero el cambio de temperatura puede llegar a alterarnos. Comienza así lo que Zara denomina la temporada de la cebolla, en la que los armarios aún no se han actualizado y la gente se pasea con visones y bermudas.
  • El cambio de hora podría ser otro de los factores. Aunque no se ha descrito ningún caso de jet lag por adelantar los relojes una hora, el cuerpo sí debe habituarse a los nuevos horarios de comidas y sueño.
  • La primavera es también esa época del año en la que florecen unas extrañas criaturas que liberan unas sustancias tóxicas que algunos llaman polen. Cuando el polen entra en contacto con sujetos susceptibles, éstos desarrollan síntomas fatales como la rinitis, la conjuntivitis y otras ‘itis’.  Este malestar general puede hacer que se duerma mal, se esté más irritable y, en definitiva, que se sienta más fatiga y desmotivación. Además, algunos antihistamínicos no contribuyen a mejorar este estado de letargia.
  • El cambio de estación puede actuar como desencadenante de enfermedades como la depresión, que tiene como síntoma la astenia. Y para aquellos que ya sufren depresión, la primavera puede producir un desequilibrio de neurotransmisores que puede resultar más perjudicial que beneficioso.

Abeja reina

Aunque la Jalea Real, los complejos vitamínicos y sobretodo el ginseng pueden ayudar a mejorar el cansancio, no existe un tratamiento específico para tratar la astenia. Un nuevo tratamiento experimental y muy novedoso sugiere que una dieta sana y equilibrada, el ejercicio físico moderado y una higiene de sueño adecuada son los mejores pilares para afrontarla. Increíble, ¿verdad?

Diga 33

Recuerda que hemos dicho que la astenia es un trastorno temporal que debería resolverse por sí solo. Si se prolonga más de dos semanas, deberías acudir al médico para descartar cualquier otra patología.

Conclusión

La astenia es un trastorno temporal que suele ser frecuente en los cambios de estación, sobretodo en primavera. Aunque podría haber varios factores implicados en la aparición de la astenia, no existe una causa concreta. El mejor tratamiento son unas medidas higiénico-dietéticas adecuadas. Si la astenia se alargase más de dos semanas, lo más recomendable sería acudir al médico.

Bibliografía

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/04/08/actualidad/1302213603_850215.html

http://www.farmaceuticonline.com/es/familia/460-astenia-primaveral

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.