Medicamentos Sádicos

¿Todos los medicamentos pueden originar efectos secundarios?

Efectivamente, los medicamentos pueden hacer daño. En mis años de profesión, he podido ver muchos efectos secundarios, la gran mayoría de las veces banales aunque en ocasiones graves. Incluso en una ocasión, vi un medicamento que disfruta haciendo daño. Se trata del bicarbonato sÁdico de la receta de la foto. Ni la FDA (Food and Drug Administration) ni AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) lo han retirado. Pero la Benemérita lo tiene en busca y captura.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) una reacción adversa a medicamentos es «cualquier reacción nociva no intencionada que aparece a dosis normalmente usadas en el ser humano para profilaxis, diagnóstico o tratamiento o para modificar funciones fisiológicas».

¿Por qué se producen estas reacciones adversas?

No entraré a ver las diferencias entre reacción adversa, efecto secundario y efecto colateral. Pero básicamente, se producen por falta de especificidad del fármaco. Supongamos que tenemos abejas entrenadas para picar a personas vestidas de azul. Si al soltarlas pican a personas de azul tendremos el efecto terapéutico (lo que pica cura). Pero si pican a gente de verde estaremos frente a una reacción adversa.

Por desgracia, a día de hoy nuestras abejas siguen siendo “medio daltónicas”, por lo que de momento seguiremos teniendo prospectos que hacen dudar al más valiente a la hora de tomarse la pastillita. El lado positivo, es que actualmente existe un sistema de farmacovigilancia para detectar estos efectos. Por eso, es importante que, como pone en los prospectos, si sufre una reacción adversa no descrita en el prospecto, comuníquelo a su médico o farmacéutico.

¿Tiene efectos secundarios la tartrazina del Dalsy ®?

En ocasiones es internet la que nos asusta más que los prospectos. Recientemente, habréis oído la polémica sobre el Dalsy ®, por los riesgos del uso de dosis altas en niños de un colorante que posee. Un estudio relacionó la tartrazina con mayor incidencia del trastorno por déficid de atención con hiperactividad (TDAH) en niños. La polémica surge cuando FACUA denuncia ante la AEMPS, que el prospecto de este medicamento no advierte que «pueden tener un efecto adverso sobre la actividad y la atención de los niños».

¿Qué ha contestado la AEMPS?

La “confusión” entre dos legislaciones: la aplicada a alimentos y la correspondiente a medicamentos está en el origen. Para entendernos; la que se aplica a alimentos tiene en cuenta que un niño puede tomarse unos snacks, dos platos de paella, acompañado con un par de refrescos y un helado de postre, y muchos más alimentos que contienen tartrazina en un día. Sin embargo en el caso de medicamentos (como el Dalsy ®), si llega a consumir la dosis crítica de tartrazina, el menor problema será este colorante, pues ya estaría intoxicado con total seguridad por el ibuprofeno contenido en este medicamento.

Es decir, la dosis del colorante ya está limitada per se. Además, este medicamento no es algo que el niño vaya a consumir a diario durante periodos de tiempo prolongado. Sí que se advierte en el prospecto sobre la presencia de dicho colorante, y las alergias que puede originar. Por ello, si decides no dárselo a tus hijos por la presencia de la tartrazina, eres muy libre de hacerlo. Así como, de prohibirles la paella, los gusanitos y la infinidad de alimentos que lo contiene.

Conclusión

Todos los medicamentos pueden producir efectos secundarios, pero normalmente no lo hacen con mala fe.

Los comentarios están cerrados.