Blanco marfil, azul cielo, rosa cáncer de mama…

El próximo día 19 de Octubre toca vestirse de rosa. Y no sólo porte sea una de las tendencias de este otoño-invierno, sino porque ese día se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama. Y si eres de los que le sienta bien este color, que sepas que puedes llevarlo durante todo el mes, porque la OMS declara octubre como el Mes de Sensibilización del Cáncer de Mama para intentar concienciar sobre la importancia de la detección precoz y prestar apoyo a los tratamientos y cuidados paliativos.

Así que da igual si es rosa empolvado, rosa chicle, rosa pastel o rosa fucsia, ponte tus mejores galas que empezamos.

Cáncer...no me suena

Claro que ya sabes qué es y cómo se produce un tumor maligno o cáncer, pero para ser un poco más específicos, te diré que existen dos tipos principales de cáncer de mama dependiendo del tejido mamario al que afecten: el más común es el carcinoma ductal, que comienza en los tubos galactóforos que llevan leche desde la mama hasta el pezón. Existe otro tipo, el carcinoma lobulillar, que se produce en los tejidos mamarios que producen la leche.

Tú sí, tú no, tú no, tú sí...

Cada año se diagnostica cáncer de mama a 1,38 millones de personas en el mundo, 26.000 de ellas en España. Son tantas que cuesta imaginarlo, pero para que lo entiendas mejor, 1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida.

¿Y por qué el rosa?

Siempre hablamos de mujeres, y no es casualidad. El 30% de los tumores del sexo femenino en nuestro país son cánceres de mama. Pero siendo justos, también los hombres pueden padecer esta enfermedad. Vale que representan menos del 1% de todos los cánceres de mama, y que les han hecho un flaco favor con lo del rosa, pero no debemos olvidarnos de ellos.

Ese temible enemigo

La mamografía. Esa técnica un tanto molesta en la que se obtiene una radiografía de las mamas. Inconvenientes: para obtener una imagen de calidad se necesita ejercer lo que las campañas de prevención denominan una “ligera” presión y algunas mujeres “aplastamiento con estrangulamiento”. Si te lo estás pensando, entonces te hablaré de las bondades de esta técnica: permite detectar lesiones en la mama hasta dos años antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos. Y atento ahora, porque las probabilidades de curación con un diagnóstico precoz son prácticamente del 100%. Espero que ya no te quede ninguna duda.

Y si aún no estás en el grupo de edad que recibe puntualmente su citación para una mamografía, la autoexploración puede ser de ayuda, aunque nunca es definitiva.

¿Es grave, doctor?

Aquí te dejo algunos de los síntomas que bien merecen una visita al médico:

  • Si has notado cambios en el tamaño de las mamas, irregularidades en su contorno, alteraciones en la piel (es característica la piel de naranja) o cambios en el pezón, como su retraimiento.
  • Si sientes dolor en las mamas al tocarlas.
  • Si observas que al levantar los brazos una de las mamas ha perdido movilidad.
  • Si has detectado algún bulto o nódulo en la axila.
  • Si además de alguno de estos síntomas sientes más cansancio que de costumbre o tienes dolor óseo.

Los 10 mandamientos

Serán algunos menos, porque sé que hay factores de riesgo como tu edad, tu sexo, tu herencia genética o algunos factores hormonales que no vas a poder cambiar. Sólo nombraré los factores de riesgo modificables que debes saberte como el Padre Nuestro:

  • Dieta rica en frutas y verduras. Nada de obesidad, de alcohol y de grasas saturadas.
  • Ejercicio físico. Un clásico que cuesta aprenderse. Te recomiendo un paseo rápido 2 horas semanales.
  • El embarazo a edad temprana y la lactancia durante un periodo prolongado han demostrado ser protectores frente al desarrollo del cáncer de mama.
  • En cambio, algunas terapias hormonales, como las utilizadas para tratar la infertilidad o la terapia hormonal sustitutiva en mujeres menopáusicas pueden aumentar el riesgo.

Cifras para el optimismo

La mayor información para el diagnóstico precoz del cáncer de mama hace que cada año aumente la supervivencia en un 1,4%. Seremos malos en inglés y habremos suspendido todas las asignaturas de economía, pero estamos por encima de la media europea y somos uno de los países con mejores cifras de supervivencia global a los 5 años del diagnóstico, con un 82,8%.

Conclusiones

El cáncer de mama es uno de los tumores más frecuentes, siendo la población femenina la más afectada. Algunos factores de riesgo pueden modificarse, como la dieta y el ejercicio. El diagnóstico precoz es crucial para llevar a cabo tratamientos menos invasivos y para mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Referencias

  • https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/CancerMama/Paginas/cancerdemama.aspx
  • http://www.who.int/cancer/events/breast_cancer_month/es/
  • https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000913.htm

Los comentarios están cerrados.