Día mundial de la fibromialgia

El próximo día 12 de mayo se celebra el Día Mundial de la Fibromialgia, una enfermedad que no fue reconocido por la OMS hasta el año 1992 y que afecta entre un 2 y un 5% de la población mundial, siendo 10 veces más frecuente en mujeres. Tampoco nos libramos de esta, chicas.

Del latín

Fibromialgia significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso, que es precisamente lo que sienten los pacientes que la padecen. Paradójicamente, ni los músculos, ni las articulaciones están afectadas en la fibromialgia.

Entonces, ¿Qué es lo que falla?

En realidad, la fibromialgia se produce por una alteración del sistema nervioso, que percibe como dolorosos estímulos que no deberían serlo. Como cuando tu hermano el quejica se pone a llorar porque le has dado una palmadita de nada. No se conocen sus causas de esta enfermedad, pero podrían estar implicados factores psicológicos, hormonales, niveles alterados de neurotransmisores y el karma.

Doctor, me duele todo...

...Y además, estoy cansado, no duermo bien, cuando me levanto siento todo el cuerpo rígido, a veces noto hormigueos en las manos, me duele la cabeza, tengo la boca seca… Estos son algunos de los síntomas que suelen comentar al médico las personas con fibromialgia, que además pueden sufrir ansiedad o depresión.

El falso hipocondríaco

Nuestro hombre de Vitruvio tiene estos síntomas desde hace tiempo, y el médico le ha hecho dos TACs, ocho resonancias, radiografías para un álbum, y análisis de sangre las horas pares de los días impares sin encontrar nada. Hace unos años, con esos síntomas y dolor localizado en 11 de los 18 puntos marcados en la imagen, el médico podría haberle diagnosticado de fibromialgia. Ahora esos puntos ya no se consideran tanto a la hora del diagnóstico, si no que éste se basa en una serie de cuestionarios que valoran los síntomas y su gravedad. En cualquier caso, el hombre de Vitruvio ya sabe lo que tiene.

Una buena y otra mala

La mala es que la única cura para la fibromialgia es nacer de nuevo sin ella. La buena es que se trata de una enfermedad crónica que no afecta a la supervivencia y no deja secuelas físicas. La otra mala es que tiene un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes.

La otra buena es que se pueden actuar sobre los síntomas para disminuirlos. Por ejemplo, suelen ser beneficiosos el ejercicio físico, la terapia o una higiene del sueño adecuada. Otros tratamientos farmacológicos deben ser prescriptos por el médico, como los analgésicos o los antidepresivos. Como curiosidad, los antidepresivos prescritos en la fibromialgia están indicados porque aumentan los niveles de serotonina, un neurotransmisor que se encuentra disminuido en la fibromialgia.

Para saber más...

Si padeces fibromialgia, conoces a alguien que la padezca o simplemente tienes curiosidad por conocer más sobre esta enfermedad, el próximo 16 de mayo, a partir de las 10:00, organizaremos en la farmacia una charla-relajación en colaboración con FibroAspe, la Asociación de Fibromialgia, a la que, por supuesto, estás invitado. ¡No olvides apuntarte!

 

 

Los comentarios están cerrados.