Hola, te presento a TU PIEL. Quizá no hayas reparado mucho en ella, pero tu piel es esa capa que recubre todo tu cuerpo y que tiene una importante función para ti: PROTEGERTE. Desempeña bastante bien esta tarea, porque hace de muralla contra las infecciones, se moja cuando hace calor para que te refresques y abre una especie de paraguas cuando hace mucho sol, que hace además que te pongas moreno. Pero parece ser que tú no has estado cuidando de ella como se merece…

En verano, hablaremos de SOL

El astro rey permite la vida. Nos calienta, nos proporciona la vitamina D y nos enseña los colores. Pero también tiene su parte mala. Aparte del rojo, el azul y el amarillo, también nos da los rayos ultravioleta (UV) y los infrarrojos (IR).  Hoy nos ocuparemos de los UV, que son los que probablemente más te suenen. Existen 3 tipos principales de UV: A, B y C. Del C no sabes nada porque la capa de ozono impide que entren en la atmósfera. Es de los otros dos de los que debes preocuparte.

UVA

Los UVA son capaces de llegar hasta las capas más profundas de la piel, y son los causantes del fotoenvejecimiento cutáneo, que es eso que hace que te salgan arrugas, manchas, etc. El problema del fotoenvejecimiento es que es irreversible, es decir, una vez que han aparecido los signos es difícil combatirlos.

UVB

Los UVB, aunque no atraviesan tan profundamente la piel, son aún más peligrosos, ya que son los causantes de alteraciones que pueden dar lugar a distintos tipos de tumores e incluso cáncer. No hace falta que te diga cuál es el problema del cáncer.

Cosas que no sabías y que seguro que te van a interesar

  • El riesgo de padecer cáncer de piel no solo está relacionado con las exposiciones prolongadas al sol. Una sola quemadura solar, especialmente durante la infancia o la adolescencia, pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer de piel.
  • La piel está expuesta a las radiaciones UV durante todo el año, en mayor o menor intensidad. Por eso es importante protegerse también en invierno.
  • Las nubes disminuyen la intensidad de las radiaciones, pero no protegen totalmente contra ellas.
  • Las pieles morenas, aunque no se quemen, también están expuestas a los rayos UVA causantes del fotoenvejecimiento.
  • Los fotoprotectores no protegen al 100% contra la radiación solar. Por eso nos ponemos morenos aunque los usemos. Lo ideal es que se combinen con otras medidas, como el uso de ropa, no exponerse directamente al sol, evitar las horas de mayor intensidad solar, etc.
  • Estudios recientes han demostrado que el uso correcto de los protectores solares disminuye en un 40% el riesgo de desarrollar cáncer de piel y en un 24% el desarrollo de lesiones precancerosas.

Dos flis flis y ya está

    Si eso es lo que has estado poniéndote de fotoprotector hasta ahora, no quiero ser insensible, pero lo has estado haciendo mal, muy mal. Para un uso adecuado del fotoprotector debería hacerse lo siguiente:

  • Aplicar una generosa cantidad de fotoprotector 30 min antes de la exposición solar. He dicho generosa. No 2 flis flis. Para todo el cuerpo se necesita una cantidad equivalente a una taza de café. Si has cogido unos kilillos en los últimos tiempos, taza de café con leche.
  • Hay que repetir la aplicación cada 2 horas, sobretodo después del baño o después de hacer deporte.
  • Es importante saber escoger bien el fotoprotector. Asegúrate siempre de que protege frente a los dos tipos de radiación UV. El SPF indica la protección frente a los UVB, y la protección contra los UVA debe ser, como mínimo, un tercio de la protección frente a UVB. Para que sepamos si un fotoprotector es eficaz frente a UVA, deben aparecer estas siglas rodeadas por un círculo.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es la caducidad del envase. Como llevas usando solo 2 flis flis de protector durante los últimos 10 años, aun te queda un culito y quieres aprovecharlo para este verano. Pues que sepas que ese fotoprotector lleva caducado desde 2008. Esos grumitos que tiene, ese colorcito tan característico y ese olorcillo fétido indican, como poco, que el fotoprotector ha perdido toda su eficacia.

Estos han sido algunos consejos que hemos querido darte para que te protejas este verano. Por supuesto, hay muchas más recomendaciones que podemos ofrecerte, así que estamos disponibles en la farmacia para cuando lo necesites.

Los comentarios están cerrados.